sábado, 21 de agosto de 2010

Turbación

Apenas y sus gemidos se escuchaban cuando llego el señor, él abrio la puerta y la vio ahi tirada en el piso con los panties a las rodillas y sus manos tocandose por dentro y por fuera.
Tomo una silla y se acerco tanto como pudo se sento y también comenzo a tocarse, ella le pidio se acercara, la tocara. Lentamente se inclino a ofrecerle su verga en su boca, no pudo negarse.
Terminaron y ella limpiaba los restos de leche de su boca, se levanto y agradecida beso los labios de su señor.