jueves, 17 de septiembre de 2009

Había una vez.


Una vez soñé con mi príncipe azul, pero me encontré con un verdugo y entonces me di cuenta de que con el príncipe todo sería plano, en cambio con mi verdugo la piel tiene formas diferentes, tiene otras texturas que jamas había conocido, la humedad huele diferente y se siente diferente, las huellas se vuelven cicatrices, el amor se evapora.

A veces la sumisión pesa más que el amor, pero en otras el amor pesa más que el cuerpo.



domingo, 6 de septiembre de 2009

Sumision.


Afuera esta lloviendo a cantaros, encerrados ambos en el cuarto, echados en la cama apenas y se escucha el bullicio de la ciudad.
De pronto se levanto y le ordeno a la perra se desnudara, obedeció. Se desnudo toda y se hecho a los pies del amo, entonces le puso su collar y una cadena, la hizo caminar alrededor del cuarto y la ato de pies y manos, comenzó a golpearla, luego coloco unas pinzas en los pezones endurecidos, la perra apenas y gemía, pero movía el culo muy caliente.
La desato y la llevo a gatas afuera, con la lluvia, ya toda mojada se revolco en el lodo y su amo la espero pacientemente, le sirvio un poco de agua en un plato y echada bebio lentamente.
Su amo la limpio, ya limpia entraron al cuarto y su amo la avento contra el suelo, volvio a atarla y la cogio por detras, la perra no se movia...
Y su amo le dio de comer una vez más.